top of page

El Fracaso (parte 1)



Me ha tocado ver, a lo largo de mi vida, como las personas experimentan el fracaso, y como a este en general, se le retrata como algo negativo. Solemos ver más ejemplos de éxito, que ejemplos de fracaso. Incluso yo me veo envuelto en situaciones donde constantemente doy ejemplos de grandes personajes de éxito, queriendo decir “hey, tu puedes ser como él”, o incluso en situaciones más introspectivas llego queriendo decir “hey, yo puedo ser como él”, sin en verdad dimensionar lo que significa llegar a la posición de ese “él” exitoso.


Las historias que usualmente veo como comparten, o las mismas que yo a veces doy como ejemplo, en mi profesión o en mi día a día, frecuentemente terminan con un éxito, lo cual en contexto de una historia es la enseñanza para imitar del personaje de la historia, o terminan con un fracaso, lo cual deja una enseñanza de evitar lo que hizo el protagonista de la historia. Como si las historias verdaderamente terminarán allí, “tuvo éxito y fue feliz para siempre”, o “fracaso y por eso debemos hacer las cosas diferente a como él las hizo”.


“Success is not final”

He visto como se genera a veces un sentido conformista en las personas. He visto como algunas personas, que logran su objetivo, se detienen por alguna razón. Y no puedo mentir, lo entiendo, esas ganas de decir “lo logré”, en lo que sea, “logré terminar mi carrera”, “logré obtener un buen puesto de trabajo”, “logré formar una familia”, etc. Yo mismo he tenido esos momentos, y por más que me gustaría que dicho sentir fuera un poco más duradero, al poco tiempo, me resuena la pregunta “¿Y ahora qué?”. El éxito no indica el final, no es la meta, es el recorrido. Sin importar cuantas veces hayas logrado un objetivo anteriormente.


A ratos veo como personas responden a ese “¿Y ahora qué?” de una manera un tanto conformista, como diciendo “ahora disfrutaré de lo que he logrado”, y espero no se me mal entienda, eso está perfectamente bien en mi opinión, es disfrutar de lo que uno siembra, muchas veces con mucho esfuerzo, sin más, si hay algo que he aprendido, es que ese sentimiento que nos alimenta, y reconforta, que obtenemos después de haber logrado algo, no es suficiente para satisfacer todo tu ser, puede durar algún tiempo, días, meses, quizás llevas años viviendo de un éxito pasado, pero constantemente veo como a personas no les basta un éxito, quieren otro, un nuevo objetivo, desean más. Un solo éxito no es suficiente para saciar todo tu ser, necesitas más, mereces más, y por ello, sin importar cuanto tiempo lleves disfrutando el éxito pasado, tan pronto ese no sea el final de la historia, sino un capítulo de una aventura mucho más larga, un objetivo logrado, dentro de muchos otros objetivos, seguirás creciendo a medidas inmensurables. Una persona exitosa no es quién ha tenido muchos éxitos en el pasado, si no quien vive buscándolo en el presente en cada área de su vida.


“Failure is not fatal”

Por otro lado, tristemente me ha tocado ver el final de bellas y maravillosas historias debido a un fracaso. Historias que siento eran dignas de retratar, cuyos protagonistas han tenido una vida que consideraríamos injusta, que han recorrido un camino largo, pero que no han podido recuperarse de un fracaso, como quién le diera un golpe fatal a sus sueños. Constantemente me pesa pensar en lo que hubiesen logrado, pero no lo pienso de manera en que hubieran logrado más cosas si no hubiesen fracasado, si no que creo, que hubiesen logrado más cosas si tras ese fracaso hubiesen continuado. Las historias de éxito están llenas de fracaso, y esa es la explicación de sus logros.


Entiendo que pueda sentirse fatal, pero tras dicho dolor, hay una enseñanza enorme, una experiencia invaluable. Creo que si existe una respuesta para como ser exitoso, la encontrarás en el fracaso. Pero requiere coraje levantarse, y cuando ves a alguien levantarse de un fracaso, puedes ver el brillo del éxito en su persona.


“It is the courage to continue that counts.”

Quizás el ejemplo más conocido, es el de Thomas Edison, historia que no les relataré nuevamente puesto que la deben ya de haber escuchado muchas veces, pero hasta el día de hoy me maravilla saber cómo tras tantos experimentos “fallidos”, nunca se rindió en la búsqueda de su objetivo. ¡El coraje que ese hombre debe haber tenido para continuar!. Probablemente cada experimento fallido le indicaba las pistas que le llevo a dar con la ampolleta, cada experimento le enseñaba algo, y cada vez que se caía se volvía a levantar, sabiendo más de lo que sabía antes de fallar, siendo más.


Me he prometido recordarme, que cada vez que ejemplifiqué a alguna persona de éxito, en mí día a día o profesión, también relataré los fracasos y obstáculos que tuvieron que experimentar con tal de lograr sus objetivos.


Es sencillo verse o ejemplificar una posición de éxito, pero no es sencillo verse en la misma cantidad de fracasos que las personas de éxito experimentan en la búsqueda de sus objetivos.


No es sólo el éxito lo que me gustaría que se hablase al momento de dar un ejemplo, sino también de los fracasos, y del coraje que se requiere para continuar.



21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page