top of page

Un Objetivo Claro (parte 1)


En mi vida a veces veo como personas creen que tienen sus objetivos claros, cuando en realidad no existe claridad en lo absoluto, lo que te hace cuestionar la certeza de que realmente tengan siquiera un objetivo.


Una de las concepciones de la rae en cuanto a objetivo es “meta que se propone alcanzar”, y es fundamental entender esto, puesto que cuando una persona no se propone en alcanzar su objetivo, este simplemente deja de serlo, y he allí donde a veces uno encuentra muchas personas. Muchas personas dicen tener un objetivo, pero no tienen la intención real de alcanzarlo, cuestión que quiebra la esencia del objetivo como tal.

En términos más sencillos, si tu objetivo es ganar mucho más dinero que el que ganas actualmente, pero no haces nada por intentar alcanzar dicha meta, ¿En realidad quieres ganar mucho más dinero o simplemente es algo que te gustaría pero no quieres modificar tu situación actual?


Independientemente de si en verdad posees un objetivo o no, una cosa es certera, la vida seguirá avanzando, y tu con ella. Días, meses y años seguirán sucediendo, sin embargo, cuando estos pasen donde tu termines dependerá estrictamente de los objetivos que te hayas propuesto en tu vida. Si tenías objetivos claros, cuando el tiempo pase, puede que aún no lo hayas cumplido, pero te aseguro que estarás más cerca que antes. Sin embargo, si no tienes objetivos claros en tu vida, al pasar el tiempo terminarás en algún lugar de lo cual la única certeza que tenemos, es que no será ninguno de los objetivos que te habría gustado cumplir.


La vida es como las corrientes del mar, y estas siempre te llevarán contigo en sus más profundas aventuras, una persona con una meta es quien navega dichas corrientes llevando su navío en la dirección que el quiere. Una persona sin una meta deja que su navío se dirija por cualquier dirección las corrientes de la vida lo lleven. Yo he estado en esas aguas, dejando que la vida me lleve donde su voluntad dictará, paso mucho tiempo, y eventualmente me sentí muy perdido, como un naufrago, sin saber ya que me depararía la vida. Al hoy por hoy, dirijo mi vida hacia mis sueños. Antes que puedas pensar cualquier cosa, no, aún no he logrado mis sueños, de hecho aún me siento muy lejos de ellos, sin más, he decidido no andar sin rumbo, y aunque para muchos vaya muy lento, tan pronto tenga la estrella de mis sueños como guía, no me detendré hasta conseguirla. Siento que recién he comenzado esta aventura.



Para tener claridad en tus objetivos, necesitas poder visualizarlos detalladamente. Imagínate como te gustaría estar en una cierta cantidad de tiempo. Ahora muchas personas sugieren siempre establecer objetivos realistas, sobre lo cual estoy de acuerdo, sin más se hace frecuente sobre todo en los últimos tiempos ocupar estos objetivos realistas como una limitante de lo que en verdad te gustaría lograr. Cuando lo veo, lo describiría como que la mente intenta poner frenos al corazón, y si bien esto puede ser útil, cuando lo que en verdad buscas es llegar más alto es el corazón quien debe inspirar a la mente para volar aún más allá. “Quiero un mejor trabajo” cuando en verdad lo que quieres es tener tu propia empresa, “quiero bajar de peso” cuando en realidad quieres ser un atleta, “Quiero comprar una pequeña casa para mi familia” cuando en realidad quieres una mansión, “Quiero tener mejores relaciones” cuando en verdad estas buscando a la pareja de tus sueños. Tú nombralo. Yo no quiero alcanzar los cielos, quiero llegar a la luna e ir más allá de las estrellas, para ayudar a tantas personas pueda.


En la búsqueda de sueños, metas y objetivos más grande, puede suceder que nos caigamos. Yo me he caído muchas veces. Puede que sintamos que quedamos cortos. Yo siempre siento que me quedo corto. La cantidad de personas que trato de ayudar ni siquiera se acerca con la cantidad de personas que me gustaría estar ayudando. Pero esta bien si fallamos buscando cosas más grandes, pues aún suceda, estaremos más cerca de nuestro verdadero objetivo, lo que en verdad queremos.


Si hay algo que trato de decirles a las personas que trato de ayudar, es que no se conformen hasta obtener lo que en verdad quieren. Si querías tener tu propia empresa exitosa, pero aún no tiene el éxito que habías visualizado, entonces ¡no te detengas! Si querías comprar una mansión para tu familia, y sólo has conseguido una casa grande que no era lo que habías visualizado, ¡no te detengas! Si intentaste alcanzar el sol pero solo has llegado a la luna, eso sólo significa que la aventura aún no termina, y que queda camino por recorrer. Que se diga que intenté alcanzar el sol, fallé y caí en la luna, antes que sólo quería alcanzar la luna y lo logre.


Me han enseñado que la capacidad humana tiene un potencial infinito. Me han enseñado que las personas pueden ser lo que quieran ser, lograr lo que quieran lograr, y que no hay limites más allá de los que uno se impone. Apunta a la luna, incluso si fallas estarás entre las estrellas, y quien sabe, quizás cuando alcances la luna, querrás entonces ir a por el sol.


33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page